Intervención del representante de la Coordinadora tras la manifestación contra la Ley Mordaza

ImagenLas victorias frente a la privatización sanitaria o en las huelgas de la limpieza demuestran que la lucha es útil, que la lucha paga.

Hasta ahora, la represión contra la protesta social se basaba en la fuerza policial, en detenciones arbitrarias, denuncias y condenas que parte de los jueces echaban abajo, defendiendo el ejercicio de los derechos de reunión y manifestación. El gobierno ha abierto un nuevo ciclo político: criminalizar la protesta social con leyes que acaben con los derechos de manifestación, reunión, expresión y opinión.

A la reforma del Código Penal, de la que nos estamos olvidando demasiado pronto, que condena con hasta 6 años de prisión los derechos democráticos, se añade la Ley de Seguridad Ciudadana para disuadir y arruinar a quienes se niegan a callar y a dejar de salir a la calle para gritar su NO a este estado de cosas.

La Ley de Seguridad Privada que entrega parte de la seguridad pública a vigilantes de seguridad, es otro atentado fascio-liberal y promueve el negocio del que participan cargos del Partido Popular. Los vigilantes privados identificarán, registrarán y detendrán también en las calles.

El Gobierno sabe que la lucha no aflojará. Las razones para ella crecen cada día. La luz al final del túnel no la ven 6 millones de parados para los que no hay futuro. Crisis sobre crisis, recorte social sobre recorte social, menos Estado pero más represor, menos derechos sociales, más Estado policial. A esa locura nos lleva el Estado del capital. El auge de los fascismos en Europa anuncia la siguiente fase si no les paramos los píes, derrotándoles plenamente.

Cuatro años después de la Huelga General de 2010 piden 8 años de cárcel para cada uno de los 8 sindicalistas de Airbus acusados por ser piquetes en ella. Cuando Ana Botella mordió el polvo ante los trabajadores de la limpieza, su respuesta fue pedir la reforma de la Ley de Huelga. La derecha económica y política vuelve a la carga. El caso Airbus es una agresión salvaje contra el derecho de la clase trabajadora a la huelga.

Antes de que el PP culmine su involución, cuyo último paso es su ley antiaborto, parémosles e impidamos que sus nuevas leyes acaben con las garantías ciudadanas.

Derrotarle defendiendo las libertades exige derrotarle en su expolio de los derechos sociales porque seguirán intentando aplastar las resistencias colectivas. Hay que echarles del gobierno y derrotar a su amo, el capital.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s